Seamos poesía, incluso sabiéndonos sin rima,
una oda a la empatía y sonrisa desprevenida,
la prosa seducida por un inesperado verso,
seamos la estampida de latidos tras un sutil beso.

Lucía Buloy